Archivo de la etiqueta: capitalismo de amigotes

Opaco

La venta de EVO Banco es, por el momento, el último episodio de la esperpéntica reestructuración bancaria española. Otorgar una ficha bancaria a esta entidad perjudicaría los intereses de ese hermoso oligopolio en cuya construcción hemos hipotecado la solidez de nuestras finanzas públicas. Mejor no pensar en qué pasará cuándo los alemanes despierten de su letargo electoral y exijan la libra de carne que les corresponde por haber financiado este despropósito.

Etiquetado , ,

Breaking Bad

La triste historia de la SAREB (hasta el momento) es útil para recordarnos que las instituciones, incluso las mejor diseñadas, no son más (ni menos) que herramientas. No sirven por sí solas para solucionar los problemas cuando nadie está dispuesto a utilizarlas.

Etiquetado , , , ,

TBTF

No es aconsejable atacar comisarios europeos, aunque se llamen Almunia. En general, saben demasiado. Y de vez en cuando pueden hacer pública selectivamente parte de la información de que disponen. Como, por ejemplo, algunas decisiones políticas sobre la crisis bancaria que se intentan disfrazar de decisiones técnicas. Asumir que NGB no es too big to fail es políticamente tóxico a este lado del Padornelo. Mejor arrojar la patata caliente de la decisión lo más lejos posible. Lo malo es que rebota.

Etiquetado , , , , , ,

Crunch

El ritmo al que las empresas gallegas entran en concurso de acreedores porque no consiguen renegociar con NGB y otros sus créditos crece imparablemente. Son las víctimas del proceso de zombificación del sistema bancario. Pero algunas ya estaban en coma desde mucho antes, vivas sólo gracias al crédito concedido por las cajas, patéticos fantasmas de nuestro “capitalismo de amiguiños”. Si alguien me quiere convencer de la necesidad de las instituciones públicas de crédito como instrumento para combatir la crisis ya puede ir preparando una argumentación bien sólida y novedosa.

Etiquetado , , , , ,

Mixta

Ashwin Paramesaran se supera día a día. Este largo post merece ser leído con calma y en su totalidad, pero destaco la siguiente afirmación:

…la estrategia central del capitalismo de amigotes neoliberal: extender el ámbito y reducir la escala de la intervención del gobierno

Descubrir en la propuesta contraria (“centrismo radical”), el sabor ortodoxo de aquéllo que se llamaba “economía mixta”, me hace sentir un poco Sonata de Otoño.

Etiquetado ,

Burbujas

En MacroResilience continúan diseccionando los mecanismos del crony capitalism norteamericano, y proporcionando material para instructivos paralelismos con nuestra propia situación:

…el incremento en los precios de la vivienda no es una consecuencia inesperada, sino el objetivo principal de nuestras políticas de capitalismo de amigotes.

Justo en la diana.

Etiquetado , , ,

El tercer pilar

A punto de cumplirse tres años de austeridad y desapalancamiento, los efectos son ya visibles no sólo en las cuentas gubernamentales, sino directamente en los costes laborales. Hemos avanzado parte del camino, el problema es todo lo que aún nos queda por recorrer en esta senda. Así las cosas, llama poderosamente la atención que el principal obstáculo para nuestra recuperación siga siendo el original: la falta de ajuste en el sector inmobiliario. Las cuentas públicas se ajustan, los ciudadanos de a pie sufren el ajuste y… no, los otros no, ellos son parte integrante de nuestro núcleo de amigotes.

Etiquetado , ,

Sin red

Ashwin Paramesaran apunta en su blog MacroResilience que

el capitalismo de amigotes prospera en ausencia de una red de seguridad

A juzgar por cómo se esmeran nuestros amigotes patrios en desmontar la educación y la sanidad, Mr. Paramesaran no anda muy desencaminado.

Etiquetado , , ,

Outsider

Ahora que la corrupción ocupa las portadas de nuestros medios de comunicación (excepto los públicos), echo la vista un par de semanas atrás y me encuentro con esta noticia y esta otra, correspondientes a un mismo día. Su combinación ilustra el contexto del que se nutre la impunidad que tanto nos asombra. Estamos demasiado habituados a poner nuestra confianza en los amigotes que siempre han presidido nuestra sociedad. Tanto que incluso
cuando los cogemos con las manos en la masa, inmediatamente buscamos chivos expiatorios para tratar de salvar la mayor parte posible de sus chiringuitos. De los que no pertenecen a ese grupo, en cambio, sospechamos por defecto.

Etiquetado , , ,