Pesimismo

¿Es razonable contagiarse del optimismo que transmite (de manera más o menos moderada) nuestro gobierno en los últimos tiempos? Como soy optimista me gustaría decir que sí, pero cuando descubro al energético Antonio Fatás tan desanimado, me lo pienso dos veces. ¿Y si tuviese razón y quienes toman las decisiones no han aprendido nada? Pues seguiremos en la cuerda floja durante mucho tiempo. Lo peor es que además se están llevando la red.

Anuncios
Etiquetado , , , ,

Reality

Líneas generales 2015 para los guionistas de Sálvame: 1) Presentar a Belén Esteban para la alcaldía de Madrid (nunca lo tendrá más fácil). 2) Conservarle un espacio semanal en Sálvame Deluxe (título provisional: “la alcaldesa del pueblo”). 3) Hacer que confiese en pantalla que toma drogas y conduce bajo los efectos del alcohol. 4) Vestirla con la camiseta de La Roja para que acuda al pleno a hablar sobre su vida sexual doméstica. 5) Provocar encontronazos (literales) con concejales de la oposición en los plenos. 6) Aún no se nos ocurre nada, pero tranquilos… Rob Ford está en ello.

Etiquetado , , , ,

Descolocados

Aunque técnicamente hayamos salido de la recesión, resulta difícil contagiarse del extraño optimismo de nuestros dirigentes cuando nos encontramos en el lado equivocado de tantas cosas que son importantes para nosotros. Es inevitable achacar tal optimismo a la legendaria miopía de quienes nos gobiernan.

Etiquetado , , ,

Mecenas

Hay quienes proponen algo similar al mecenazgo como el modelo ideal para financiar generosamente la investigación científica. Pues va a ser que no, que no es precisamente ideal.

Etiquetado , , , ,

Aterriza como puedas

Si alguien todavía alberga esperanzas de que pueda sacarse alguna lección provechosa de esta crisis, le recomiendo que lea lo que propone AENA para los aeropuertos gallegos (pincha aquí si quieres un poco de contexto). En cuatro palabras, más de lo mismo. Lo peor es que ni ellos se creen que vaya a aplicarse. El Signore Draghi nos da cuerda y nosotros nos ahorcamos solos.

Etiquetado , , ,

Miseria del geneticismo

Dos excelentes economistas, Miles Kimball y Noah Smith, argumentan contra una de mis fobias, el geneticismo, lamentablemente imperante en buena parte de la opinión pública y la intelectualidad norteamericanas. Su artículo no tiene desperdicio, aunque echo en falta que abordasen las implicaciones políticas: el geneticismo prospera porque justifica la existencia de los privilegiados y sus privilegios.

Etiquetado , , ,