Sequía

El remedo de optimismo que domina el discurso oficial en las últimas semanas no es una buena señal. Transmite el aroma de la desesperación. Como no hay mensaje que vender, ¿por qué no vender humo? La cruda realidad es que seguimos secos de crédito. Y sin crédito no habrá cosecha.

Anuncios
Etiquetado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: