Excel

La pasada semana estuvo marcada por el fiasco de Reinhart y Rogoff. Los popes de la blogosfera, tanto detractores como partidarios, pontificaron sobre los efectos letales de la ideología sobre la ciencia. Hubo quién aprovechó para filosofar sobre la miseria de la macroeconomía, y quién se asombró del anacronismo de hacer investigación empírica con Excel. Mi entrada favorita, sin embargo, fue ésta de Andrew Gelman, aconsejando que cuando uno descubre que ha metido la pata lo mejor es reconocerlo cuanto antes y sin excusas. Para mi lo más positivo de todo este asunto es que elevará el reconocimiento académico de los trabajos dedicados a replicar resultados de trabajos precedentes. Es algo que la investigación económica necesita con urgencia.

Anuncios
Etiquetado , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: