Outsider

Ahora que la corrupción ocupa las portadas de nuestros medios de comunicación (excepto los públicos), echo la vista un par de semanas atrás y me encuentro con esta noticia y esta otra, correspondientes a un mismo día. Su combinación ilustra el contexto del que se nutre la impunidad que tanto nos asombra. Estamos demasiado habituados a poner nuestra confianza en los amigotes que siempre han presidido nuestra sociedad. Tanto que incluso
cuando los cogemos con las manos en la masa, inmediatamente buscamos chivos expiatorios para tratar de salvar la mayor parte posible de sus chiringuitos. De los que no pertenecen a ese grupo, en cambio, sospechamos por defecto.

Anuncios
Etiquetado , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: