Tu quoque

A pesar de lo grave de la situación, es imposible reprimir una sonrisa al contemplar los recientes problemas con la política fiscal norteamericana. Tantos años tragando las puyas sobre Euroesclerosis de los sesudos comentaristas en los medios anglosajones, y ahora nos encontramos con precipicios fiscales, frenéticas negociaciones en la madrugada, gobiernos rehenes de grupitos radicales, monedas de platino mágicas… Finalmente el
Economist no ha podido más y nos ha obsequiado con este delicioso editorial (y foto de portada). Queda demostrado que los europeos continentales no somos especialmente torpes en materia de política, sino que enfrentamos serios problemas a los que nuestro marco institucional occidental no encuentra soluciones sencillas. Aunque, por supuesto, muchos aún siguen a lo suyo, inasequibles al desaliento.

Anuncios
Etiquetado , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: