La pelota en el tejado

Cualquiera diría que el desempleo es el problema más grave de este país. De todo el paquete de reformas urgentes adoptadas por el nuevo gobierno, la laboral ha quedado para el final. ¿Tal vez porque es tan importante que había que diseñarla con cuidado?

Por supuesto que no. El motivo es que los responsables de la misma han estado muy entretenidos jugando a ver quién parpadea primero. El Gobierno hace saber en público que desea intensamente la reforma, pero en privado reconoce que está aterrado ante la idea de pagar su coste político. Hubiera preferido mil veces que hiciesen la reforma los “agentes sociales”. Los sindicatos, aunque son los únicos que no quieren ver la reforma ni en pintura, estaban por la labor. Sabían que habría reforma en cualquier caso, y un acuerdo les daría margen para ajustarla a sus preferencias. Pero la patronal también sabía esto y huyó de la tentación dando el beso de Judas un cheque en blanco al Gobierno, que finalmente fue el primero en cerrar sus ojos.

Mañana sabremos en qué para todo esto.

Anuncios
Etiquetado ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: